In Cultura y traducción

Comparte este post

Los traductores buenos son aquellos que comunican el mismo significado e intención del texto original. Además, consiguen que el texto traducido suene como si se hubiese escrito desde un principio en esa lengua. Es decir, recoge el mismo significado sin omitir nada, y sin traducir palabra por palabra.

¿Qué deberíamos hacer para ser traductores buenos?

El mercado de la traducción ha tenido un crecimiento exponencial gracias al aumento de la demanda en los últimos años. Sin embargo, la competencia entre traductores buenos está aumentando. Esto se debe, en parte, a la aparición de servicios gratuitos de traducción automática. Para destacar entre la competencia, algunos optan por reducir sus tarifas. Sin embargo, la mejor solución es ofrecer el servicio de mejor calidad.

¡La calidad es la clave!

No entregues malas traducciones a tus clientes, ya que podría causarles problemas. Por ejemplo, una mala traducción del prospecto de un medicamento. Podría suponer consecuencias serias no solo para tu cliente (la empresa farmacéutica) sino también para los consumidores del medicamento.

Revisa siempre tus traducciones

Es imprescindible que revises sistemáticamente tus traducciones para garantizar un servicio de calidad. Debes revisar la ortografía, gramática, conjugación y puntuación varias veces si es necesario. De hecho, es conveniente que seas meticuloso y te asegures de que no hay ningún error.

El cliente siempre tiene la razón, pero…

Construir una cartera de clientes lleva su tiempo, por eso es necesario pensar a largo plazo. Por tu bien, debes procurar que tus clientes estén contentos con tu servicio. Así, volverán a contar contigo para futuros proyectos. ¡Pero tú eres quien tiene la última palabra a la hora de elegir tus clientes! No estás obligado a aceptar todas las solicitudes que recibas.

Tienes que saber priorizar para gestionar tu tiempo

Rechaza plazos de entrega poco razonables o que sean incompatibles con tu horario. Como traductor, el tiempo es una de tus prioridades. Entregar traducciones con retraso afectará a tu horario. Los traductores buenos siempre dejan algo de tiempo para imprevistos y para desarrollar su marca.

Cuando te hayas hecho a estos hábitos, serás un traductor de los buenos y tus oportunidades profesionales aumentarán.

Algunos ejemplos de buenas y malas traducciones

No todos los traductores son buenos. De hecho, encontrarás muchas traducciones malas que pueden ser muy graciosas, pero también peligrosas. Para evitar esto, siempre tienes que revisar la cultura meta mientras traduces, ¡y tener especial cuidado con los false friends!

  • Detergente barf: En persa barf significa nieve. Pero en inglés estadounidense significa vómito. Imagina las caras de los clientes al ver un detergente con ese nombre…

  • Scat Airlines: Es una aerolínea de Kazajistán. Pero scat en inglés son los excrementos de animales. Probablemente alguien que hable inglés no volaría con ellos, ¿verdad?

  • Emerdata: Es una empresa derivada de Cambridge Analytica. Es algo irónico que la traducción del nombre en portugués e italiano haga referencia al acto de defecación.

  • La frase exit here (salida aquí) ha sido en ocasiones traducida como éxito aquí.

  • La palabra hex se ha traducido al español como mal de ojo. Pero hay que tener cuidado porque hex mat son simplemente alfombras con dibujos de hexágonos.

Comparte este post

Recent Posts

Leave a Comment

Ponte en contacto

¡Hola! No estamos ahora mismo, deja tu mensaje y te responderemos lo antes posible.

¿No puedes leerlo? Cambia el texto. captcha txt

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Los 5 errores más frecuentes al traducir un textosubtítulos en español para Roma