In Consejos para traducir, Lenguaje y comunicación

Comparte este post

Un tema muy importante entre los trabajadores es saber afrontar los miedos e inseguridades, pero también hay que saber encontrar la motivación en el trabajo. Como se trata de una serie «entre bastidores», nos vamos a basar en ejemplos y soluciones de nuestra propia carrera. No obstante, siéntete libre de intervenir y añadir tus puntos en los comentarios que aparecen a continuación.

La pasión que tenemos por la profesión funciona como el mejor motivador, pero esto no arregla todo lo demás. A veces, incluso si esta pasión era muy fuerte anteriormente, se empaña con el tiempo y algunas experiencias negativas. En otras ocasiones, no importa la motivación, simplemente no me entusiasmo tanto en un período o en una tarea en particular.

Sentir bajos niveles de motivación o fuerza no es necesariamente un desastre en sí mismo. Todos tenemos altibajos, pero puede ser un problema si se alarga y empieza a afectar a nuestra motivación en el trabajo. ¿Cómo lo arreglamos, entonces? Echa un vistazo a algunas de mis soluciones, sin ningún orden en particular.

Tómate un día libre y lejos de los dispositivos.

Cuando me siento deprimido o abrumado, lo que normalmente ayuda es alejarme de mis dispositivos electrónicos. Simplemente tomarse un día libre en un parque o un museo, leer un libro fuera o comer en un restaurante. En días como este (que ahora se han convertido en mi rutina semanal), no reviso mis redes sociales. Ni siquiera llevo dispositivos conmigo.

Voluntario

Si en general no me siento inspirado con lo que estoy haciendo, me ofrezco como voluntario usando mis conocimientos. Esto me ayuda a ver el impacto real de mi trabajo en la vida de las personas. Era voluntario para el apoyo a las víctimas. Ahora, he terminado de interpretar como voluntario en un centro para migrantes que necesitan ayuda. Aparte de hacer el bien aparente, el voluntariado para aquellos que realmente lo necesitan, pone tu vida en una perspectiva concreta. De este modo es más fácil reconectarse con lo que te impulsa y encontrar esa motivación en el trabajo.

Ser mentor de un recién llegado

Una de las mayores fuentes de motivación es compartir tu pasión con otra persona y hablar de tu profesión. Ayudar a un colega es, de nuevo, algo bueno. Aunque esto también te obliga a pensar en soluciones creativas y consejos que te lleven a un camino de autorreflexión.

Ir a un evento de traducción

Recuerdo un período particularmente lúgubre en el que tuve mucho trabajo aburrido y no estaba muy inspirado. Vi un recordatorio en mi calendario sobre un encuentro de traducción que se estaba celebrando en Londres. Fui allí y fue increíble ver a dos traductores que trabajaron en el mismo texto discutir. Discutían cada frase, cada preposición, cada elección que hicieron con tanta pasión y dedicación. Es contagioso. Asistir a eventos o conferencias de traducción te da ese tipo de impulso.

Buscar la motivación en el trabajo trabajando desde un lugar diferente

Me encanta mi oficina en casa, pero de vez en cuando es una buena idea cambiar el escenario. El año pasado, trabajé en varios cafés, museos, en la Biblioteca Británica, en parques y en el metro (no bromeo). Trabajar desde un lugar diferente al habitual puede ser un buen cambio para mí. Por mucho que me guste el silencio y las paredes blancas, diferentes estímulos pueden proporcionar nuevas perspectivas.

¿De dónde sacas tu motivación en el trabajo y tu fuerza como traductor autónomo? ¿Qué te hace seguir adelante?

Comparte este post

Recent Posts
Comments
  • Lucía Viñas Carmona
    Responder

    Efectivamente todos tenemos altibajos. Es una realidad. No siempre nos encontramos al 100 % motivados aunque sea nuestra vocación. Estoy muy de acuerdo con que hay que buscar la motivación en otros lugares y darse un respiro de vez en cuando. Muchas veces es mejor alejarse del trabajo, tomar aire y volver con otra perspectiva. Del mismo modo, creo que uno de los mejores motivadores es oír hablar a alguien con pasión por lo que hace. Por esto, creo que las conferencias son algo muy motivador. Escuchar a alguien hablar con pasión de su trabajo es un buen estímulo. ¿Habéis experimentado esa sensación? Cuando alguien nos cuenta lo apasionante que es lo que hace, (y más si tiene que ver con lo que nosotros hacemos) sientes ese empujoncito de motivación para seguir adelante. Por último, pero no menos importante, creo que desconectar de los dispositivos electrónicos es todo un lujo que tendríamos que experimentar todos alguna vez. De verdad, ¡ayuda mucho!
    En definitiva, la inspiración y la motivación están en muchas partes, solo hay que saber bien dónde mirar.

Leave a Comment

Ponte en contacto

¡Hola! No estamos ahora mismo, deja tu mensaje y te responderemos lo antes posible.

¿No puedes leerlo? Cambia el texto. captcha txt

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
preocupaciones, miedos e inseguridades en el mundo de la traducciónDiada